miércoles, 14 de octubre de 2009

Jaco Pastorius, la relación trágica entre lo sagrado y lo profano

http://www.marcelojeremias.com/

Rondan
anécdotas aisladas de este poeta nórdico con su bajo freetles. Una es el comentario en un reportaje de que él come mucha cebolla todos los días y que eso es bueno y una costumbre de su lugar, más cercano al ártico que al Caribe.
Ese paisaje solitario y de inmensidades reaparece en su sonido mezclándose con el viento y la modernidad de la ciudad a la que nunca deja de ver como una trampa en el tiempo.
Jaco tampoco describió de modo pedagógico su proceso sonoro, lo cual no significa que no haya llegado a ser altamente sofisticado.
Es conocido su sentido del humor ausente, como que permanentemente veía sonidos en enlaces desconocidos tras las conversaciones con sus colegas lo que evidentemente le otorgó una ausencia total de diplomacia en su contexto de trabajo, asunto que complicó su economía.
Jaco llevó al extremo una pauta parkeriana en el tratamiento sonoro y esa pauta fue sólo una pregunta con respuestas múltiples, una visión entre el lado izquierdo y el derecho, un vínculo entre el universo cromático del sonido y la fuerza rítmica de la tierra .
Recuerdo la anécdota que un colega nos contó de su paso por New York : un día se encontró con Pastorius en la puerta de una casa de venta de instrumentos musicales ( Jaco tenía la afición de probar los bajos ) y que éste le pidió a nuestro colega 10 dólares.
En fin, si se trata de pedir siempre es mejor 10 que 5. Sin embargo algunas crónicas comentan que Jaco vivió vagabundeando los últimos años de su vida. Tal vez pasó que empezó a buscar en la ciudad rastros de un sonido que emergía sólo de sí mismo y que se sintió un poco triste al constatar que no había referentes en el mundo habitable, por lo menos referentes vivos con los cuales poder conversar acerca del tema.

Las dificultades de Jaco fueron públicamente conocidas. Sin embargo al final lo desconocido siempre es la incapacidad social de entender el sentido de sus frases musicales que habitaron los paisajes más solitarios en un modelo dialéctico que él mismo utilizo para conmover al público. Ese es el secreto y el instante valioso de este bajista improvisador que dejó grabaciones que han sido ampliamente difundidas y hoy son estudiadas con suma atención por algunos músicos en sus caminos de aprendizaje.

M.J. http://jazzvocesyfronteras.blogspot.es/



No hay comentarios:

Publicar un comentario